Temporada 16/17

A tan solo dos días para que arranque la temporada, en El Despeñadero tenemos todo a punto para que la corneta dé sus primeros tres toques dando el “escopetazo” de salida.

 

Como todos los años, nuestro equipo, formado por más de 60 personas entre ojeadores, secretarios y cargadores, personal de cocina, camareros, chóferes, etc. está listo para dar el mejor de los servicios a nuestros clientes y proporcionarles todo aquello necesario para que se trate de una experiencia inolvidable.

 

Reconocidos en el ámbito nacional e internacional por salvaguardar el ojeo tradicional español, un día de caza en El Despeñadero consta de cuatro ojeos con sus tres respectivos tacos donde se le da un respiro a los cazadores para disfrutar de nuestra espectacular gastronomía y tiempo para disfrutar del día de caza (casi siempre acompañado con un tiempo fabuloso) y  de los mejores vinos Rioja.

 

La perdiz roja Española reconocida en todo el mundo como uno de los hábitos de caza más prestigiosos, es la cima para todo cazador experimentado. Diversión, dificultad de tiro, ritmo, etc. aúna todo para atraer a cualquier cazador y hacer de esta práctica su favorita sin duda alguna. En El Despeñadero abogamos por mantener la tradición y la excelencia en el servicio ofertado y para ello cuidamos minuciosamente cada uno de los detalles.

 

Contamos con un equipo experimentado que conoce a la perfección todo lo necesario, desde el cuidado de las fincas, ojeos y las propias perdices hasta el estudio de caza día de caza teniendo en cuenta la climatología y las características de cada uno de los ojeos en función del día y del cliente en cuestión.

 

Una vez adentrados en el ojeo, nuestro capitán de cacería, Ángel Lumbreras (Angelito) es el encargado de manejar los tiempos y controlar cada uno de los detalles que ocurren dentro del él así como la dirección de todos los ojeadores de manera que se mantenga un ritmo alto en cada ojeo evitando que se den parones en algún momento dejando frío al cazador.

 

 

Imagen En Un Lugar De La Mancha

Con una extensión total de más de 1.500 Hectáreas y 16 ojeos, disponemos de un coto de caza compuesto por tres fincas, “El Despeñadero”, “La Cañada de D. Juan” y “El Castillejo”. Siendo la primera de ellas, donde se desarrolla el grueso de nuestra actividad cinegética.

Una finca reconocida por su gran capacidad para la recuperación debido a su forma cóncava y en la que gracias al labor del personal, se erige como un perfecto lugar para la caza de la perdiz roja española.

En un lugar de la mancha

Como actividad extraordinaria y complementaria, pero por otra parte fundamental para el buen mantenimiento de la flora y fauna de la zona, se lleva a cabo un gran trabajo en cuanto a la labor de la tierra se refiere. Trigo, cebada y más de 5 extensos olivares en los que están marcados algunos ojeos como “Los Chozos”, completan una bonita pero dura superficie de terreno. En la cual conviven junto a la perdiz, “niña bonita” de la caza en España, especies tan características de la zona de los montes de Toledo como corzos y cochinos.